La multimillonaria herencia de Leona Helmsley, que al morir legó a su perrita Trouble 12 millones de dólares, podrá ser distribuida entre otros beneficiarios además de los perros, según ha determinado hoy un juez de Nueva York.

La decisión del juez difundida por la prensa local establece que el administrador legal de la herencia de Helmsley -que murió en 2007 a los 87 años- podrá distribuirla entre fundaciones y organizaciones caritativas dedicadas a otros menesteres diferentes al cuidado de los perros.

En su testamento, la multimillonaria neoyorquina determinó que el grueso de su fortuna, que supera los 5.000 millones de dólares, se debía destinar a la atención de esos animales.

Al redactar el testamento la rica hostelera, conocida como la Cruella de Vil de Nueva York, ordenó que el mayor porcentaje de su dinero se invirtiera en ayudar a los indigentes y cuidar a los perros, pero un año después enmendó el texto y eliminó la primera prioridad.

Poco después de su muerte, se supo que la multimillonaria había desheredado a dos de sus cuatro nietos argumentando que "ellos saben por qué".

Por el contrario había determinado que su pequeña maltés blanco heredara 12 millones de dólares, decisión que, además de ocupar las portadas de los diarios neoyorquinos durante días, motivó que la perrita recibiera amenazas de muerte.

Poco después del fallecimiento de Helmsley, un juez de Nueva York decidió retirar 10 de los 12 millones legados a la perra y repartir parte de ellos entre los dos nietos desheredados por la Reina de la Maldad al considerar que la multimillonaria no estaba en plenas facultades cuando redactó sus últimas voluntades,

En su día, la prensa local publicó que la fortuna de Helmsley, en buena parte heredada de su exmarido Harry Helmsley, ascendía a unos 2.300 millones de dólares en activos, a lo que se sumaría el valor de entre 3.000 y 6.000 millones de dólares que podrían tener sus bienes inmuebles. 

Anda que vivir para ver.. un perrito con 12.000 millones de dolares... y unos nietos desesparados litigando contra un can para recibir parte del vil metal... ay el parné...

fuente: EFE